Mateo 7:24-27 (LBLA) dice: “Por tanto, cualquiera que oye estas palabras mías y las pone en práctica, será semejante a un hombre sabio que edificó su casa sobre la roca; y cayó la lluvia, vinieron los torrentes, soplaron los vientos y azotaron aquella casa; pero no se cayó, porque había sido fundada sobre la roca”.

La palabra sabio se traduce del griego phronimos, que también quiere decir “inteligente, prudente, sensible, sagaz y astuto”. Quiere decir que aquel que está edificando sobre la roca podría ser calificado con todos los adjetivos anteriores.

Los padres de familia buscamos lo mejor para nuestros hijos. Si tenemos la oportunidad de optar por una casa construida en un lugar seguro versus una construida en un lugar no apto, lógica y definitivamente elegiremos la que está en el lugar seguro.

La familia necesita estar en un lugar seguro cuando venga la lluvia de dificultades, cuando sople el viento contrario a los proyectos familiares y cuando vengan los torrentes de ríos que pueden socavar los cimientos de la casa; por tal razón, es necesario escuchar las palabras del Señor Jesús y ponerlas en práctica. Eso significa construir la casa sobre la roca.

Demos la prioridad debida a la palabra del Señor y pidamos ayuda al Espíritu Santo para ponerla en práctica. Esto es ser inteligente, prudente y astuto. Si lo hacemos nuestra casa estará segura y los problemas no podrán destruirla porque es la promesa del Señor.

Evaluemos nuestras prioridades en la vida. La oración y la Palabra de Dios deben estar por encima de todas las cosas.

Jorge Soberanis
Cabeza de red en la Red de Jóvenes
Casa de Dios