Un grupo de egresados del instituto “Mejora” de Casa de Dios. Nos hemos preparado para compartir temas enfocados en restaurar, fortalecer y renovar el compromiso en las parejas. Creemos en el matrimonio, creemos que el amor es una poderosa fuerza que le añade valor a las personas y creemos en el carácter que desarrollamos los seres humanos para construir relaciones a prueba de divorcio. Nuestro fundamento es la Palabra de Dios, además del conocimiento y la experiencia adquiridos durante más de veinte años, lo que nos permite brindar herramientas que favorecen la comunicación y la relación conyugal.

¿Cómo lo hacemos?

El método que utilizamos se enfoca en tres aspectos importantes:

Comunicación

La comunicación es uno de los pilares más importantes en toda relación. Hacemos un replanteamiento al eliminar los «jinetes del Apocalipsis» de la comunicación, lo que permite conversaciones claras sustentadas por el respeto y la valoración, con el objetivo de lograr acuerdos. 

Amistad

Una de las primeras y grandes virtudes de los seres humanos es aprender a hacer amigos. Por eso, la amistad en el matrimonio no se debe perder. Sin embargo, nos hemos dado cuenta de que dejamos abandonada la amistad desde el día que nos casamos y perdemos un pilar fundamental para la pareja. El sentido de amistad procura la fidelidad, la comprensión, la tolerancia, el bien común, la resiliencia y la adaptabilidad en las diferentes épocas o estaciones que el matrimonio vive. 

Amor

El amor es la fuerza más grande que poseemos, sin embargo, esa fuerza puede disminuir o desaparecer cuando es sometida a conflictos, malos recuerdos, malas experiencias y no se busca el consejo o las vivencias que ayuden a superar las situaciones. El amor puede recuperarse, pero hay que darle un respiro o, mejor dicho, un cuidado intensivo al corazón; debemos cerrar capítulos, administrar emociones y aplicar la mejor medicina: el perdón.

Desarrollo de la actividad

  1. Evaluación y análisis de la relación con un cuestionario individual.
  2. El retiro se vive durante dos días (regularmente sábado y domingo).
  3. Desarrollamos prácticas de conversación efectiva para la resolución de conflictos.
  4. Experimentamos actividades para construcción de acuerdos
  5. Organizamos dinámicas de pareja.