Le doy gracias a Dios porque llevo diecinueve años de ayudar matrimonios a ser exitosos y a salir adelante. Con “exitosos” no me refiero a que alcanzan la perfección, tampoco que no tengan problemas, sino que pueden resolver sus diferencias, ser adaptables y llegar a aceptarse y amarse tal como son. El tema hoy en día es que muchas personas están buscando en un noviazgo a la persona más bella físicamente y con un corazón noble para poder pasar el resto de sus vidas juntos, pero no hemos comprendido que estos detalles, aunque pueden ser importantes, lo realmente importante es tener un buen compañero(a) para compartir el resto de nuestra vida.

¿Cómo saber si la persona que estoy considerando como pareja es la persona ideal? O ¿Qué puedo hacer si ya estoy casado(a) y un día busco la belleza, más que a un compañero(a) ideal de viaje? La respuesta es sencilla y poderosa, y depende de la capacidad de comunicación que tengamos con la otra persona. Las relaciones pueden están conformadas por almas gemelas o, por el contrario, por polos opuestos y con nada en común; pero lo que determinará su éxito será la capacidad de comunicación que haya entre ellos; saber escuchar a la pareja, sus opiniones y necesidades. Estas son las parejas verdaderamente felices. No son las ideales, pero convirtieron su relación en un paraíso donde aprendieron a comunicarse, por lo que pueden resolver cualquier diferencia o definir metas y llegar a alcanzarlas.

Estas parejas aprendieron a negociar, a saber, cuándo ceder, cuándo ofrecer y cuándo demandar; también a servir y a ser servidos. Son parejas que gracias a su comunicación van a llegar a tener una visión en la vida y seguramente una visión de retiro, esto por cómo se están relacionando. Si tu matrimonio no se está comunicando como quisieras y te cuesta trabajo resolverlo, vale la pena recibir ayuda a través de retiros de parejas como Live & Love, donde puedan ser orientados objetivamente para que puedan llegar a acuerdos y resolver sus diferencias.

Todos nos unimos a alguien en una relación por un porqué: porqué me hace feliz, porqué le admiro, porqué me siento completo(a) con esa persona… Pero muchos de estos porqués se han destruido por la falta de comunicación. Así que, si me preguntas qué consejo puedo darle a los solteros en busca de una pajera o a un matrimonio para que desde ahora pueda tener el mejor viaje de su vida, la respuesta es, definitivamente, una sana comunicación. Que en el noviazgo sean sinceros y honestos de entrada, que puedan mostrarse y conocerse como son para que en un futuro no haya problemas por “falta de conocimiento”. Esto para recordar que si mi pareja en el noviazgo no quiere apoyar en la comunicación y quiere dominar, seguramente en un futuro no habrá una sana relación.

En el matrimonio debemos recordar que nuestro pacto y compromiso es para toda una vida, por lo que una separación no es una opción y dejar de hacer lo que esté a mi alcance por mi pareja, tampoco. Todos fuimos diseñados por Dios para comunicarnos con Él y con nuestro prójimo, así que, si algo no está funcionando, más que ver qué está dejando de hacer mi pareja debo de ver qué es lo que yo sí puedo hacer para hacer que las cosas mejoren, y hacerlo en beneficio de ambos. Hoy termino este blog mencionando que las personas más felices en una relación de noviazgo o matrimonial son las que primero buscan hacer la voluntad de Dios. ¿Y Dios, qué es lo que desea? Que seamos serviciales, que muramos o sacrifiquemos el yo y que nos podamos comunicar sanamente para beneficio de los dos, no para nuestros beneficios individuales. Dios los bendiga en su viaje.

Por Richard Benecke